Consejos para decorar tu living-comedor

mesa comedor m20 maderaEstos han sido siempre dos espacios de la casa que van unidos, hace décadas pasó de moda el tener dos habitaciones separadas por muros para cada uno. Actualmente es común que al entrar a casa se de un espacio amplio y dividido sólo por el tipo de muebles que hay en cada zona, esto se debe a que las ventajas de tener el living y comedor juntos son muchas.

Para iniciar, el tener un espacio abierto, sin muros de por medio, da la sensación de mayor amplitud en el ambiente, y más espacio es siempre mejor. Además, se aprovecha mejor la luz natural que ingresa por las ventanas, que es la fuente principal durante el día, y en la noche se ahorra electricidad ya que un mismo foco puede iluminar perfectamente ambas zonas.

Si tienes la oportunidad de re-decorar esta parte de tu casa, te damos algunos consejos que pueden ayudarte a lograr un espacio acogedor y moderno, sin perder tu estilo personal.

La pregunta es siempre ¿se escogen primero el color de las paredes o los muebles? Para responder debes hacerte otra pregunta: ¿qué será más fácil de reemplazar en caso de que no resulte? Claramente la siempre podrás pintar encima, pero tus muebles no puedes cambiarlos a cada rato, por eso es mejor que son éstos los que determinan el color a utilizar.

Separación visual de los espacios

Al tratarse de zonas comunes para los habitantes de tu casa, en la decoración del living-comedor es mejor optar por colores neutrales. Si el espacio no es demasiado amplio te recomendamos que para la zona del comedor optes por una mesa de madera en tonos claros y un blanco invierno en las paredes.

El contraste lo puedes dar en la zona del living con una pared central de color oscuro mientras las otras paredes siguen el tono que hayas elegido para el comedor. De esta formas tendrás armonía entre ambos espacios, pero darás a la zona de sociabilización un toque personal.

Si lo minimalista no va contigo, para los muebles del living escoge colores oscuros e imponentes, un sofá grande en negro o marrón, con una pareja de sillas de madera, con tapiz en tonos similares al color del sillón principal.

En cuanto a la iluminación, optando por colores claros en las paredes ya estarás aprovechando mejor la luz natural de día. Para la noche, si el espacio es reducido la mejor alternativa son los empotrados, éstos iluminan muy bien y no quitan espacio a la habitación como las lámparas colgantes.

Un consejo final es que no sobrecargues el espacio con demasiados muebles. Usa sólo los necesarios o, de lo contrario, el lugar se sentirá asfixiante y pequeño.